Twitter; entre lo social y lo moral.

¿Qué tiene el sexo que apenas se nombra se levantan cejas, se voltean cabezas y se hacen silencios incómodos y/o  protestas por la sola mención de la palabra?

El sexo causa terror cuando se expone, aunque al fin y al cabo todos tenemos sexo, nos gusta el sexo, nos reproducimos por el sexo y tenemos locas fantasías alrededor de este.

Las redes no están ajenas al terror que sienten las marcas por exponerse en los medios “censurados” y “mezclarse” con contenidos que sean rechazados por las masas, esas por las que se esfuerzan tanto y gastan tanto dinero en publicidad para lograr el amor de la gente traducido en ventas. Facebook, Instagram y Google+ son algunas redes que manejan políticas cada vez más estrictas sobre el tema.

Facebook e Instagram tienen una mano dura frente al contenido sexual, sobre todo para cuentas vinculadas directamente con la industria del porno, que tras las las restricciones cada vez más severas, intentan refugiarse en Twitter.

Pero esta migración de usuarios, al parecer, se ha convertido en un gran problema para Twitter, que ya lleva más de un año sin encontrar comprador.

La situación de Twitter es bastante paradójica. Tiene una omnipresencia prácticamente continua en la vida delas personas que viven inmersas en las redes sociales, apareciendo continuamente en medios de comunicación y con todas las marcas intentando colar sus hashtags entre los trending topics. Incluso el presidente de EEUU ha convertido a la red de microblogging en su forma predilecta de mandar mensajes. Sin embargo, no logra generar los beneficios que debería teniendo en cuenta su magnitud.

Lleva más de un año buscando comprador. Google, Disney, Apple y Viviendi estuvieron valorando su adquisición, pero finalmente todos la descartaron. Y es que la compañía, más allá de los problemas de la monetización pareciera tener problemas que afectan a la usabilidad y a su imagen, algo que acaba por espantar tanto a anunciantes como a compradores.

Uno de los problemas que tiene Twitter es el tema de las restricciones para contenido sexual explícito.

No es difícil acceder a pornografía de todo género y condición en línea, pero los cambios en los hábitos de navegación que supusieron los smartphones y las redes sociales, han hecho que incluso las páginas del entretenimiento para adulto busquen su sitio en el social media.

No es algo que necesite la “Porn web” tanto como otras páginas, porque al final la gente irá a buscar directamente en sus buscadores y no en sus perfiles de Instaram, pero todo ayuda a ganar visitas con respecto a la competencia. Y para las Modelos Webcam, quizás sea un poco más vital el poder figurar en la cotidianidad de sus seguidores.

Pero el húmedo mundo del porno no lo ha tenido fácil, ya que Facebook –conocedor de lo fácil que es que las marcas se asusten- ha tenido mano firme a la hora de censurar todo tipo de contenido que se pudiera calificar de mínimamente pornográfico. Instagram, propiedad de Facebook, tiene una actitud similar. Lo mismo páginas como Linkedin y recientemente Google+.

Así las cosas, el mundo del porno ha acabado por refugiarse en Twitter, tal y como descubrió Ted Cruz, una red social conocida por su manga ancha. Existen redes sociales como Fetlife que tienen un alto contenido sexual, así como numerosos foros, pero son páginas de nicho que deben ser buscadas por el usuario, mientras que la gran ventaja de las redes sociales es que es el contenido el que llega al usuario.

Brazzers cuenta con 1,25 millones de seguidores en Twitter frente a los 58.000 de Facebook. Pornhub tiene 750.000 en Twitter y unos tristes 5.000 en Facebook. Y eso sin entrar a analizar las cuentas de actrices y actores. Está claro cuál es la red social del porno.

Y al porno le ha seguido la prostitución, tal y como apunta Raúl Masa, también el mundo de la prostitución ha recurrido a la red del pajarito para promocionar sus servicios, coincidiendo con un momento en el que los anuncios en la prensa escrita comienzan a desaparecer.

Y no hace falta realizar complicadas búsquedas. De hecho, muchas de estas cuentas utilizan hashtags, especialmente de las ciudades o zonas en las que se ofrecen, por lo que en medio de una búsqueda de tuits sobre la sagrada familia puedes encontrarte uno de estos anuncios. La clave, como decíamos, es hacer que el contenido llegue al usuario y no el usuario al contenido, algo que no ocurre con otros tipos de páginas y foros.

Entre los usuarios y los anunciantes

Twitter nunca ha sido la empresa que más rápido y hábilmente se ha movido para solucionar sus problemas y actualmente tiene demasiados frentes abiertos como para ser realmente efectivo en ninguno, máxime cuando el problema de los trolls no ha sido solucionado. Pero es que además cuenta con un problema grave de crecimiento. Se trata de una red social poco intuitiva y atractiva de entrada. Al contrario que Facebook, en la que ya de entrada encuentras a tus amigos, Twitter te obliga a crearte un timeline a tu gusto y eso requiere tiempo, algo que muchas personas no están dispuestas a gastar. Por eso, la eliminación de estos perfiles es un riesgo: eliminas un reclamo para un nicho de usuarios que únicamente ellos saben cómo de grande es.

Por otro lado, los anunciantes son alérgicos a cualquier tipo de contenido que pueda generar polémica –y la publicidad debería ser el gran pilar de los ingresos de Twitter, pero no acaba de despegar-. En el pasado hemos visto como YouTube desmonetizaba una enorme cantidad de contenidos, muchos de ellos de sexualidad, para contentar a sus anunciantes, pero para Twitter no es tan sencillo como deshabilitar la publicidad en determinados contenidos ya que esta aparece en el timeline, ya empresa ha demostrado una enorme incapacidad a la hora de controlar el mensaje de los tuits, una de las razones por las que los problemas con el acoso siguen siendo el pan nuestro de cada día.

¿Qué sucederá entonces con Twitter?

A partir del 1 de Octubre, la plataforma anunciaba grandes cambios en sus políticas de uso, que incluyen la eliminación de contenido altamente explícito de sexo y violencia, la inhabilitación de google Ads para perfiles “Pornográficos” y la continua insistencia para “moderar” publicaciones demasiado “obscenas”.

Como van las cosas, probablemente acabe por plegarse a la voluntad de sus anunciantes –que al final son quienes deben pagar la fiesta-. Ya que los usuarios que siguen este tipo de cuentas es realmente pequeño comparado con el resto de usuarios en grupos de intereses en la misma red.

Estas situaciones nos hacen pensarnos las verdaderas razones detrás de tanto veto moralista. Porque por un lado se cierran y censuran contenidos de las personas y marcas pertenecientes a la Industria del Entretenimiento para adultos, mientras por otro lado modelos, actrices e “Instagramers” de momento, parecen tener carta abierta para subir todo lo que se les ocurra, todo bajo la condicional de que lo uno es “arte” y “profesional” mientras que lo otro es “Pornográfico” y “vulgar”.

La recomendación a todas aquellas modelos y actrices que dentro de su labor empresarial contemplan las redes sociales como una herramienta de mercadeo y publicidad, el buscar “profesionalizar sus redes para evitar salir de tan “prestigioso mercado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *